Ansiedad por Separación

Ansiedad por Separación

La ansiedad por separación en perros es muy frecuente y los motivos pueden ser diversos: un destete prematuro, abandono de la mascota, experimentar una soledad traumática, entre muchos otros.

Los síntomas más evidentes son:

  • Conductas destructivas en casa, cuando el perro se queda solo: el animal busca vías de salida para ir a reencontrarse con el propietario y puede llegar a destrozar puertas, ventanas, persianas, etc. y a lastimarse seriamente. Y no lo hace como venganza sino como consecuencia de un estado de ansiedad descontrolado. 
  • Vocalización excesiva: ladridos constantes, lloriqueos e incluso aullidos.
  • Eliminación inapropiada: el perro orina y defeca dentro de la vivienda, incluso cuando se le ha dado oportunidad de hacer sus necesidades en la calle. Normalmente las heces son blandas y tienen aspecto de diarrea.
  • Y otros como: lamerse excesivamente, no comer en ausencia del dueño, vómitos, sudoración en las patas, jadeos constantes (hiperventilación), automutilaciones, etc.

Como mencionamos al inicio, los motivos pueden ser varios y algunas de las explicaciones de esta ansiedad pueden ser las siguientes:

La domesticación ha hecho a los perros más dependientes de los humanos

Los perros y los humanos hemos estado viviendo juntos durante miles de años, y a lo largo del denominado proceso de domesticación (del lobo al perro) es posible que los perros hayan desarrollado una predisposición a formar vínculos de apego con los humanos. Por ello suelen sentirse más unidos a nosotros pero no confundir con humanizarlos, eso es otro tema que ahora no veremos.

Los cachorros son adoptados desde muy pequeños, por ello el propietario se convierte en la figura de apego primaria. El perro ve en su dueño una figura de protección ante un mundo desconocido y de situaciones que pueden ser amenazadoras, es muy similar a un niño con sus padres. Para algunos esta separación puede causar stress y dicha ansiedad.

Los tratamientos recomendados son:

  • Modificación del entorno del perro: estimularlo físicamente, jugar muchas horas en diferentes momentos del día, darle variedad de juguetes (en forma y textura como la llanta con soga), o los tipo Kong donde pueden esconder un poco de comida para que la trate de sacar. Y mentalmente, brindarle oportunidades de utilizar su capacidad cognitiva para resolver problemas, como jugar al escondite, saltar obstáculos, etc.
  • Terapia de modificación de conducta: hay que enseñar al perro a tolerar la separación. Muchas veces esto se hace mediante el uso de “señales seguras” que sirven para marcar las salidas de casa del propietario ya que algunos estudios han demostrado que si el perro puede predecir cuándo su dueño va a dejarlo solo, la ansiedad anticipatoria se reduce.
  • Terapia de medicina natural: podemos darle hierbas calmantes que ayuden a reducir los niveles de ansiedad, como agua de manzanilla, toronjil, etc. existen productos especialmente para perros (con sabores ahumados) que pueden encontrar en veterinarias y petshops.

Esperamos haber ayudado un poco a entender un tema tan complejo. Recomendamos mucha paciencia y constancia con nuestras mascotas; asimismo comenten sus casos para tratar de ayudarlos.

Deja una respuesta